Teléfono: 91579-49-57   Mail: info@abogadoslmgasociados.es

Cuando una persona acude a un profesional a fin de que le asesore si su enfermedad puede ser causa de una incapacidad para el trabajo, el profesional ha de conocer la enfermedad para poder explicar los motivos de su conclusión, exponerla ante terceros sin conocimientos técnicos precisos como puede ser un Juez y saber cuáles son los medios necesarios acreditarlo o, en su caso, obtenerlos de fuentes fiables y solventes. Nuestra experiencia desde 1.990 nos permite tener los recursos necesarios para ello.

En el año 1992 la fibromialgia fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) e incorporada a la clasificación internacional de enfermedades.

El nombre de Fibromialgia deriva de: "FIBROS" = tejidos blandos del cuerpo, "MIOS" = músculos y "ALGIA" = dolor. Es decir, "Dolor músculo-esquelético". A esta definición podemos añadir, "generalizado, crónico y de causa desconocida".

Se caracteriza por un dolor músculo esquelético generalizado, aumento de la sensibilidad al dolor, rigidez, fatiga entendida como cansancio continuo y sueño no reparador con despertares frecuentes durante la noche.

En una gran proporción de pacientes aparecen asociadas otras enfermedades como el síndrome de colon irritable, cefaleas tensionales, fenómeno de Raynaud, parestesias en los miembros superiores, sensación de hinchazón o tumefacción en las manos y con frecuencia depresión.

La fibromialgia es frecuente, ya que afecta entre el 2 y el 3% de la población, tiene mayor predominio en mujeres que en hombres pudiendo manifestarse a cualquier edad, incluso en niños.
Se han descrito casos de fibromialgia después de procesos como una infección bacteriana o viral, un accidente de automóvil, la separación matrimonial, un problema familiar, etc. En otros casos aparece después de que otra enfermedad limite la calidad de vida del enfermo (artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc).

Las personas con fibromialgia padecen con mayor frecuencia que las sanas ansiedad y depresión.

Afecta a más de tres sistemas orgánicos (SNC., S. Endocrinológico, S. Inmunológico, S. Vascular, etc.) Con notable deterioro de la capacidad funcional y de la calidad de vida.

El impacto que la fibromialgia tiene sobre la calidad de vida de quien la padece es muy variable de una persona a otra.

Su diagnóstico se fundamenta en la sintomatología, con dolor a la presión (Aprox. de 4 Kg.) en al menos 11 de los 18 puntos sensibles situados de forma especifica a lo largo del cuerpo, crónico de más de 3 meses de evolución y la ausencia de enfermedad concomitante como causa de fibromialgia.

Para el diagnóstico de certeza se requieren los tres criterios anteriores, existiendo además otros nueve criterios que podrían o no darse, pero que son necesarios para el diagnóstico y serían: Intrusión de ondas alfa en el EEG en el sueño no REM, sueño no reparador, incremento nocturno de la fatiga y matutino de la rigidez, fatiga y cansancio diarios, sensación subjetiva de inflamación (tumefacción) o parestesias, agravamiento con el frío, estrés o actividad, mejoría con el reposo, calor y terapia física, cefalea crónica (migraña/ cefalea tensional) y trastorno funcional intestinal (colon irritable).

Por lo expuesto, la fibromialgia origina distintos grados de discapacidad afectando a la calidad de vida, lo que incluye problemas de diferente entidad a la hora de realizar un trabajo.

El dolor crónico es la causa más común de discapacidad en Europa ya que incapacita para desarrollar tareas laborales, pudiendo incluso impedir la realización de cualquier tipo de profesión.

Un gran número de sentencias ganadas por nuestro despacho nos permiten afirmar que hay casos en los que la fibromialgia provoca sintomatología, constatada en informes médicos que impide a la persona ejercer una actividad laboral con la continuidad, dedicación, eficacia y profesionalidad que exige el mercado laboral y puede generar derecho a una pensión por incapacidad permanente.

La incapacidad para el trabajo puede ser:

Parcial con derecho a percibir una indemnización a tanto alzado si puede seguir desempeñando su puesto de trabajo pero con limitaciones

Total que genera derecho a un a pensión de un 55% de la base reguladora en el caso de que no se pueda realizar el trabajo habitual

Absoluta, con una pensión del 100 % de la base reguladora en el caso de no poder realizar ningún tipo de trabajo

Gran Invalidez con pensión del 150 % cuando se necesita una tercera persona para ayuda en las tareas básicas de su vida diaria

Para valorar la capacidad para el trabajo hay que considerar, por una parte el estado de salud de la persona, las capacidades que mantiene y por otra las exigencias que requiere el desarrollo del trabajo. Sobre esta valoración se puede determinar si hay o no una situación incapacitante y por tanto, si tiene o no derecho a pensión

La jurisprudencia ha señalado reiteradamente que para reconocer la incapacidad permanente es necesario hacer una valoración conjunta de las lesiones y secuelas que padece la persona trabajadora, de forma que, aunque por separado no tengan entidad suficiente para determinar un grado de incapacidad, si se pueda llegar a esa conclusión si se valoran en global.

Si padece fibromialgia ponga su caso en manos de un equipo jurídico especializado como el nuestro.

Las indicaciones de abogados altamente capacitados le permitirán lograr que su dolencia sea reconocida y que consiga la pensión a la que tiene derecho. Si tiene alguna duda y sufre limitaciones para realizar su trabajo, contacte con nosotros.